El jardín de margaritas

Tan cerca y a la vez tan lejos, tan a la vista y con tantos secretos ocultos… cada lugar, como cada persona, nos cuenta una historia si nos paramos a escucharla… solo hay que esperar al momento en el que quiera ser contada.

Un relato con una fuente de inspiración que merece ser relevada: hace ya unos años, en pleno templo de Debod, me retaron a contar una historia sobre una margarita que había sobre el césped en el que estábamos pasando la tarde (esperando para ver el atardecer), y el resultado fue lo que podéis leer a continuación.

No te quedes callado! Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s